Aunque no lo creas, tenemos mucho que aprender como mercadólogos de la institución más longeva de la historia de la humanidad: la Iglesia católica. Los principios de marketing que usamos en la actualidad, la Iglesia los aplica con éxito desde hace 2000 años.