fbpx

El video es el rey del marketing digital

El vídeo es el formato dominante al 100%. Basta con echar un vistazo en las distintas redes sociales: está claro que, en las sugerencias de contenido, el vídeo es la prioridad; vídeos cortos, verticales, con subtítulos obligatorios, palabras clave y un tono diferente al que conocemos de los vídeos corporativos.

La creación de vídeo hoy en día es accesible a todo el mundo. Según tu presupuesto, puedes hacer vídeos efectivos. No tienes que recurrir a los servicios de grandes productoras, y es perfectamente posible hacerlo por tu cuenta con muy poco dinero y aun así lograr tus objetivos.

Menos cantidad, más calidad

El video es el formato que mejor funciona, el que ofrece el mejor rendimiento de la inversión. Los algoritmos nos obligaban a publicar regularmente en las redes sociales para conseguir contenido y visibilidad. Hoy en día, los clientes se centran en la calidad, en contenidos que sean relevantes para sus objetivos y metas. Y que capitalicen uno o varios vídeos, en lugar de confiar en un gran número de publicaciones.

Los mensajes se transmiten mucho más fácilmente con un vídeo que con la limitación de una foto o un carrusel. Muchas empresas sueñan con comprar algún día publicidad en televisión. Hoy tenemos las redes sociales para explotar el video, con una audiencia quizá menor, pero de mejor calidad.

Videos de mayor duración

Los algoritmos de plataformas como TikTok tienden a empujar a los creadores hacia la creación de contenidos largos. Este deseo de pasar a formatos más largos sirve a las plataformas. Cuanto más tiempo permaneces en una plataforma, más publicidad consumes. Por eso, TikTok invita a los creadores a realizar videos más largos para mejorar la monetización.

Dependemos de los algoritmos. Y si las plataformas han decidido destacar este contenido, estamos obligados a adaptarnos. Por un lado, es mucho más cómodo para el marketing y la comunicación, porque puedes transmitir un mensaje mucho más fuerte a pesar de los ritmos sostenidos.

¿Contenido propio o influencers?

Una campaña de influencers bien preparada producirá inmediatos ¿?, pero el impacto puede ser efímero. En cambio, si trabajas en una estrategia de contenidos en vídeo, conseguirás una referenciación natural a largo plazo. Los dos pueden ser complementarios, pero uno costará mucho más y el otro llevará mucho más tiempo. Todo depende de sus objetivos.

Confiar únicamente en los influencers sin desarrollar una estrategia de contenidos es asegurarse un gasto regular. A menos que se consiga convertir a los influencers en embajadores, con un programa de fidelización que lo respalde, el impacto será efímero.

Elegir tus medios y canales

Hay que reconocer que caemos en ciertos estereotipos sobre cada red. Sabes qué en Pinterest, por ejemplo, vas a llegar a un público compuesto principalmente por mujeres. En TikTok, aunque la audiencia empieza a envejecer un poco, sabemos que vamos a llegar a un público de la generación Z. Dependiendo del objetivo y de la definición de tu público, tendrás que definir tu medio y tu canal.

Es la base de toda comunicación y el primer punto a considerar: ¿quién es el público objetivo? ¿Cuál es el objetivo? Después se elige el formato y la plataforma. El vídeo no se adapta necesariamente a todos los públicos y objetivos.

Es mejor centrarse en una plataforma que corresponda a su público objetivo y hacer algo que coincida con los valores de su empresa. De lo contrario, se corre un gran riesgo de perder tiempo y dinero. No deberías desarrollar estrategias en plataformas diciéndote a ti mismo: “Está de moda, me voy a TikTok”.

Lo mejor será revisar cada una de las redes y publicar tus videos en donde se encuentre tu audiencia.

Jean-Luc Lenoble
https://www.linkedin.com/in/jeanluclenoble